4/12/12

Archivado en: , ,

Los bebedores de heces


Ôbaku instruía a la asamblea diciendo: “Todos ustedes son bebedores de heces. Si siguen por este camino ¿dónde podrá realizarse el “Hoy”? ¿Saben ustedes que en este gran imperio de los Tang no hay maestros Zen?”

Un monje se adelantó y dijo: “¿Qué dirías del hecho de que en muchos lugares hay personas que aceptan estudiantes y dirigen asambleas?”

Ôbaku replicó: “No dije que no hay Zen, dije que no hay maestros”.


Hekiganroku - Crónicas del Acantilado Azul, caso 11