7/9/18

Lie Zi - De las consecuencias de practicar el bien

12:35

Lie Zi - De las consecuencias de practicar el bien

Yang Zhu dijo: "Quien practica el bien no lo hace con vistas a la fama, pero la fama sigue a sus acciones. Con la fama no espera obtener beneficio alguno, pero los beneficios llegan tras ella. Con los beneficios no espera que le surjan disputas, pero las disputas acaban por alcanzarle. Por eso el hombre superior se guardará de practicar el bien".

Libro de la Perfecta Vacuidad, Shuo Fu, Descifrar el mensaje, 27
Traducción Iñaki Preciado

9/8/18

Tzu Sun - El arte de la guerra (v. Thomas Cleary)

14:10

Tzu Sun - El arte de la guerra (v. Thomas Cleary)

La versión de Thomas Cleary de El arte de la guerra, libro de dos mil años de antigüedad, saca a la luz uno de los más importantes textos clásicos chinos, en el que, a pesar del tiempo transcurrido, ninguna de sus máximas ha quedado anticuada, ni hay un solo consejo que no sea útil.

Pero la obra del general Sun Tzu no es únicamente un libro de práctica militar, sino un tratado que enseña la estrategia suprema de aplicar con sabiduría el conocimiento de la naturaleza humana en los momentos de confrontación.

No es, por tanto, un libro sobre la guerra; es una obra para comprender las raíces de un conflicto y buscar una solución. «Es mejor ganar sin lucha», nos dice Sun Tzu, «y esa es la distinción entre el hombre prudente y el ignorante». Esta sentencia es la clave de una obra que le permitirá deshacerse de todos los libros actuales para ejecutivos.

2/8/18

Emilio Ferrín - El Islam de Borges

9:35

Emilio Ferrín - El Islam de Borges

Jorge Luis Borges es reconocido a lo largo y ancho de Hispanoamérica y seguramente más allá, como un escritor de amplísima cultura, políglota, y cuya literatura está coronada por los laureles de la belleza. La relación y el encuentro de lo islámico en Borges podría tener explicación bajo la sombra de dos asuntos importantes, el primero obviamente es su amplia erudición la cual se extiende por varias culturas (islámica, hebrea, celta, latinoamericana, europea etc.) y la otra su larga amistad con el arabista, hebraísta y escritor español Rafael Cansinos Assens (traductor de una versión del Corán) a quien el escritor argentino llegó a considerar como uno de sus maestros

30/7/18

I Ching - Libro de los cambios

8:51

I Ching - Libro de los cambios

El I CHING o Libro de los Cambios, constituye el más antiguo de los textos clásicos del pensamiento chino. Se discute la paternidad de la obra pues en ocasiones se le atribuye a Weng Wang, fundador de la dinastía Chou; otras voces al mítico emperador Fu Ha¡, y en algunas oportunidades a Confucio.

En todo caso su antigüedad puede situarse por lo menos entre los años 1.000 y 2.000 A. C. Por una serie de manipulaciones --que detallamos más adelante-- se llega a establecer dos trigramas resultantes de la combinación de líneas rectas y cortadas. Cada uno de ellos tiene su explicación en el Libro, hasta completar un total de 64 posibilidades diferentes.

François Mauriac - Vida de Jesús

8:43

François Mauriac - Vida de Jesús

Apenas se ha lanzado un libro, el autor desearía retirarlo, sobre todo cuando ha tratado en él el único tema que importa, y asimismo el único que no se puede traicionar. Pero es ya demasiado tarde! Millares de personas leen la obra, e inmediatamente protestan; los mismos reproches surgen de todos los puntos del horizonte. Entonces el autor se emociona: "Acaso sea verdad que Jesús testimoniaba a su madre más ternura de la que yo había señalado. Y luego, al describir su aspecto físico, ¿tenía yo el derecho de prescindir de un documento tan capital como el Santo Sudario de Turín? ¿Tenía el derecho de sustituir ese calco con una imagen personal que yo mismo me había formado según unos datos de orden psicológico, no desde luego de un artesano feo o endeble, sino de un galileo parecido a todos los demás y tal como, en fin, lo vio Rembrandt? Ahora bien, el hombre flagelado cuya huella la fotografía ha revelado en la reliquia de Turín, era muy alto y su rostro debió de ser sin duda tal como el que aparecerá un día en las nubes desgarradas del cielo, con una gran majestad y una gran gloria… Y, ¿por qué haber desprovisto de todo contorno a la figura de María de Magdala?"

Thomas Merton - Fragmentos escogidos

8:39

Thomas Merton - Fragmentos escogidos

¿Por qué huyes de las playas sumergidas de Galilea,
de las arenas y del agua del espliego?
¿Por qué dejas el mundo cotidiano, Virgen de Nazaret,
los amarillos botes pesqueros, las granjas,
los patios olorosos a vino, las bajas bodegas,
las prensas de aceite, las mujeres junto al pozo?
¿Por qué huyes de estos mercados,
de los jardines suburbanos,
de las trompas, de las celosas azucenas,
y lo dejas todo, tan dulce entre los limoneros?

23/7/18

Shingon - Budismo esotérico Japonés

7:49

Shingon - Budismo esotérico Japonés

Shingon - el Tantra Budismo del Japón - enseña que es posible alcanzar la budeidad inmediatamente, en esta misma vida, mediante la realización de ciertas prácticas de cuerpo, palabra y mente. Durante siglos, estas enseñanzas esotéricas se mantuvieron en secreto, nunca fueron escritas, y se dieron a conocer sólo a los iniciados. Sin embargo, en el 1940 de la doctrina y la práctica Shingon comenzaron a publicarse en Japón por primera vez.

Merton Thomas - Notas para una filosofía de la soledad

7:45

Merton Thomas - Notas para una filosofía de la soledad

Antes de nada, ¿por qué escribir sobre la soledad? Ciertamente, no para predicarla, no para exhortar a los demás a que se conviertan en solitarios. ¿Qué podría ser más absurdo que eso? Quienes están llamados a convertirse en solitarios, por regla general, ya lo son. A lo sumo, no son conscientes todavía de su condición. En tal caso, todo lo que necesitan es descubrirlo. Pero, en realidad, todos los seres humanos son solitarios. Sólo que, en su mayor parte, tienen tanta aversión a estar solos, a sentirse solos, que hacen todo lo que pueden para olvidar su soledad. ¿Cómo? Quizás, en gran medida, mediante lo que Pascal llamaba divertissement, diversión, distracción sistemática: esas ocupaciones y entretenimientos, tan compasivamente proporcionados por la sociedad, que permiten al ser humano evitar su propia compañía durante veinticuatro horas al día.

René Guenón - Estudios sobre el Hinduismo

7:42

René Guenón - Estudios sobre el Hinduismo

La obra  Estudios sobre el Hinduismo se presenta por vez primera en castellano . En ella el autor señala y aclara puntos esenciales para la adecuada comprensión del complejo y fascinante mundo Hindú.

Jorge Luis Borges en diálogo sobre el Budismo

7:39

Jorge Luis Borges en diálogo sobre el Budismo

A principios del año 1997, la redacción de Variaciones Borges recibió tres bandas magnéticas provenientes de la Radio de las Naciones Unidas en New York. Su donante era un distinguido diplomático costarricense, Jorge Ulate-Segura, a la sazón director del Centro de Información de las Naciones Unidas (UNIC) en Copenhague. Las tres bandas contenían un diálogo sobre el Budismo, que tuvo lugar en la Casa de las Naciones Unidas de Buenos Aires, el martes 22 de noviembre de 1983. Los dialogantes eran Jorge Luis Borges, acompañado de su amigo Roberto Alifano, y el entonces embajador de la India en Argentina, Sri Lathan Lal Mehrotra. Intervinieron también en el diálogo personas presentes en el público, algunas de ellas anónimas, otras conocidas, como la escritora Luisa Mercedes Levinson.

Carl Gustav Jung - Respuesta a Job

7:34

Carl Gustav Jung - Respuesta a Job

En Respuesta a Job, C. G. Jung (1875-1961) se propone elucidar ciertas ideas religiosas tradicionales y, para ello, recurre tanto al entendimiento como a la emoción. “No puedo servirme únicamente de una objetividad fría, sino que, para poder expresar lo que siento cuando leo ciertos libros de la Sagrada Escritura o cuando recuerdo las impresiones que he recibido de nuestra fe, tengo que dejar hablar también a mi subjetividad emocional.” 

En diálogo con la segunda Guerra Mundial, Jung retoma y actualiza la eterna pregunta: ¿por qué un Dios bueno y omnipotente permite que suceda el horror, la injusticia y la mentira? Su respuesta nos permite profundizar en la reflexión en torno a la angustia pero también a la esperanza que, a pesar de todo, pervive en nuestro mundo.

17/7/18

Bhagavad Gita - La acción

7:49

Bhagavad Gita - La acción

Arjuna:

1. ¡Oh, Krishna! Si tu enseñanza es que el desapego es superior a la acción, ¿cómo entonces me pides que ejecute la terrible acción de la guerra?

2. En esta contradicción de tus palabras, mi mente encuentra confusión. Aclárame, te lo ruego, ¿por qué camino puedo alcanzar lo Supremo?

Krishna:

3. Antes te he hablado, oh príncipe de corazón puro, de dos caminos que conducen a la perfección, el de la sabiduría de los Sankhyas, Jñana Yoga, y el camino de la acción de los yoguis, el Karma Yoga.

4. El desapego en la acción no es alcanzable mediante la pasiva inactividad. Ni la suprema perfección es alcanzable por la mera renuncia.

5. Pues el hombre no puede estar inactivo ni por un momento. Todo es impulsado a la acción irremediablemente por las tres fuerzas de la naturaleza: los tres Gunas.

6. Aquél que se abstiene de la acción, mas no aparta su mente de los placeres de los sentidos, vive en la ilusión y es un falso seguidor del Camino.

7. Pero aquél que, manteniendo todos sus sentidos bajo control y libre de apego, se entrega al camino del Karma Yoga, de la acción sin apego, éste es un gran hombre en verdad.

8. Haz tu tarea en la vida, porque la acción es superior a la inacción. Ni siquiera el  cuerpo podría subsistir, si no hubiese actividad vital en él.

9. En este mundo somos esclavos de la acción, a menos que ésta se convierta en adoración. Realiza tus acciones con pureza, libres de la esclavitud al deseo.

10. Así lo hizo saber el Creador cuando hizo al hombre y sus obras como adoración: “Adorándole con tus obras multiplicarás y colmarán todos tus deseos”, dijo.

11. Así complacerás a los Dioses y ellos te complacerán a ti. Y en esta armonía con ellos, podrás alcanzar el bien supremo.

12. Satisfechos los Dioses por tu sacrificio, te colmarán todos los deseos. Sólo un ladrón goza de sus dones y nos los ofrece en sacrificio.

13. Los santos que comen de los alimentos que son ofrecidos al Señor, quedan libre de pecado. Mas la gente mundana que hacen fiestas para gozar de la comida, de este modo pecan.

14. El alimento da vida a los seres, y éste proviene de la lluvia caída del cielo. El sacrificio atrae la lluvia del cielo; es una acción sagrada.

15. La acción sagrada, tal y como describen los Vedas, se ofrece a lo Eterno. Y lo Eterno es Brahman, el que todo lo penetra; por lo cual, está siempre presente en todo sacrificio.

16. Éste es el ciclo de la Rueda de la Ley en continuo movimiento, y en vano vive el hombre que, malgastando su vida en placeres, no ayuda a este ciclo.

17. Pero el hombre que se deleita en el Espíritu, y en Él encuentra su satisfacción y su paz, ese hombre está más allá de las leyes de la acción.

18. En verdad, está más allá de lo que se ha de hacer y de lo que no se ha de hacer, y para realizar su trabajo ya no necesita depender de la ayuda de los seres mortales.

19. Por lo cual, actúa sin apegos y realiza el trabajo que debas hacer, pues el hombre cuyo trabajo es puro obtiene sin duda lo Supremo.

20. El rey Janaka y otros guerreros alcanzaron la perfección siguiendo el camino de la acción. Considera siempre el bien como tu meta y realiza tu tarea en esta vida.

21. En las obras de los mejores hombres, los demás encuentran su ejemplo a seguir. El sendero por donde anda un gran hombre se convierte en una guía para el resto de la humanidad.

22. ¡Oh, Arjuna! no hay nada que Yo deba hacer en ninguno de los tres mundos, pues míos son. No hay nada que tenga que conseguir, porque lo tengo todo. Sin embargo, aún actúo.

23. Pues si Yo no estuviese en continua acción de un modo incansable, los hombres que ahora viven siguiendo los muchos y diversos caminos adoptarían la pasiva inacción.

24. Si yo no hiciera Mi trabajo, estos mundos serían destruidos. Se originaría un gran caos y todos los seres se extinguirían.

25. Al igual que el ignorante ejecuta sus acciones apegado al resultado de ellas, el sabio trabaja desinteresadamente para el bien de toda la humanidad.

26. El sabio no debe confundir la mente de los ignorantes que actúan apegados al resultado de sus acciones; más bien, debe ejecutar sus acciones con desapego y devoción y así estimularlos a que hagan lo mismo.

27. En este mundo temporal todas las acciones suceden por intervención de los tres Gunas, fuerzas de la naturaleza. Mas el hombre, engañado por la ilusión del “Yo”, piensa: “Yo soy el hacedor.”

28. Pero el conocedor de la relación entre las fuerzas de la naturaleza y las acciones manifiestas, sabe que algunas fuerzas de la naturaleza trabajan sobre otras. Libre entonces de su esclavitud, ya no pretende ser el hacedor.

29. Aquellos que viven sometidos a la ilusión de los tres Gunas, se ven afectados por sus influencias. Mas no perturbe el sabio, que conoce el Todo, al ignorante que aún no puede verlo.

30. Ofréceme todas tus acciones, y no hagas caso a tu mente, depositándola en lo Supremo. Libre de pensamientos egoístas y esperanzas banales, lucha, sintiendo la paz en tu interior.

31. Todos aquellos que sigan mi doctrina y tengan fe en Mí, realizando su trabajo con pureza y buena voluntad, definitivamente encuentran libertad.

32. Pero todos aquellos hombres ciegos que no siguen mi doctrina y actúan con maldad, guiados por su mente confusa, perdidos están.

33. Al igual que todos los seres siguen el orden de la naturaleza, también el sabio actúa de acuerdo con los impulsos de su propia naturaleza. ¿Qué necesidad hay de desobedecerla?

34. El odio y la ansiedad por las cosas de este mundo provienen de la naturaleza inferior del hombre. Malo es caer bajo estas dos influencias, pues son los dos enemigos del que recorre este camino.

35. Aunque tu trabajo sea humilde, realízalo sin sentir preferencia por otros más importantes. Morir cumpliendo nuestro deber es la vida, mientras que vivir envidiando el de otros es la muerte.

ARJUNA:

36. ¡Oh, Krishna! ¿Qué misterioso poder empuja al hombre a actuar pecaminosamente, incluso sin quererlo, como si no tuviese voluntad?

KRISHNA:

37. La ansiedad y la ira, que surgen de la pasión, son la fuente de maldad y el foco de destrucción: reconócelas como enemigas del alma.

38. El deseo lo oscurece todo, al igual que el humo oscurece el fuego y el polvo impide que el espejo refleje la imagen, al igual que el feto está cubierto por su envoltorio.

39. El deseo enturbia la sabiduría; es el eterno enemigo del sabio. Al igual que el fuego toma infinitas formas, lo mismo hace el deseo; y aún así, no puede encontrar satisfacción.

40. El deseo encuentra cobijo en los sentidos y la mente del hombre. Tras lo cual enturbia la sabiduría, produciendo así la ceguera del alma.

41. ¡Oh, Arjuna! Controla tus sentidos, eliminando tus deseos impuros; pues son los destructores de la sabiduría y la visión espiritual.

42. Enorme se dice ser el poder de los sentidos. Pero aún más poderosa que los sentidos es la mente. Y aún más poderosa que la mente es Buddhi, la razón. Pero aún más grande que la razón es el Espíritu, que habita en todos los hombres y en todo lo que existe. 

43. Conoce pues a Aquél que está por encima de la razón, y deja que Su paz te dé paz. Sé un auténtico guerrero y mata el deseo, que es el más poderoso de los enemigos del alma.



Bhagavad Gita, capítulo 3

Contenido

Africa Ajahn Sumedho Alquimia América Apócrifos Asvagosha Bardo Thodol Bhagavad Gita Biblia Bodhidharma Böhme Jakob Borges Jorge Luis Brujería Brunel Henri Buda Budismo Burckhardt Titus Bushido Cabalá Cábala Campbell Joseph Canaán Cátaros Catolicismo Celtas Chilam Balam China Chögyam Trungpa Cleary Thomas Confucianismo Confucio Coomaraswamy Ananda Corán Cristianismo Dahui Dao De Jing David-Neel Alexandra Descarga de libros Deshimaru Taisen Dhammapada Dogen Dōgen Eckhart Maestro Egipto Eliade Mircea Fenyang Fo Yan Fromm Erich Gazas Gilgamesh Gnosticismo Graves Robert Grecia Guénon René Hagakure Hakuin Han Shan Hearn Lafcadio Hekiganroku Herejías Hermetismo Herrigel Eugen Hinduísmo Historia Hsu Yun Hsuan Sha Hua Hu Ching Huai-Nan Tze Huang Po Hui Neng Huxley Aldous I Ching Ibn Arabi Ibn Tufayl Iglesia Imágenes Islamismo James E Japón Jesús Judaísmo Jung Carl Gustav Kalevala Kokuan Krishna Krishnamurti Lao Zi Libro egipcio de los muertos Lie Zi Mahoma Maimónides Malleus Maleficarum Manly Palmer Hall Mauriac François Mazdeísmo Meng Zi Merton Thomas Mesopotamia Milarepa Mitologias Mumonkan Musashi Miyamoto Muso Nagarjuna Nórdica O. Okakura Kakuzo Otto Walter Padma Sambhava Pai-chang Patanjali Popol Vuh Profetas Qingjing Jing Rumi Sandokai Sankara Scholem Gershom Sekito Kisen Seng Ts'an Shintoísmo Sijismo Steiner Rudolph Sufismo Sutras Suzuki Takuan Talmud Tantra Taoísmo Teosofía Thich Nhat Hanh Tierra Pura Tilopa Trungpa Chogyam Tsong Khapa Udana Unmon Upanishads Valmiki Vedanta Watts Alan Wen Tzu Whilhelm Richard Wu Zu Xu Yun Yoga Yogananda Yuanwu Zen Zhuang Zi Zimmer Heinrich Zohar