27/12/12

Archivado en: , ,

Los doce actos de la vida del Perfecto Buda



Utilizando los métodos hábiles, por compasión a los seres, tomaste nacimiento en el clan de los shakyas. Venciste a los demonios que nadie había podido vencer. Rindo homenaje al rey de los shakyas, cuyo cuerpo tiene el resplandor de la montaña dorada.


Habiendo desarrollado primero la motivación del Despertar, y completado las acumulaciones de mérito y sabiduría, realizaste en nuestro tiempo obras muy vastas. Alabo al Protector de los seres.

I

Habiendo realizado el bien de los dioses, supiste que era el momento de disciplinar a los hombres. Descendiendo del estado divino, viniste al mundo en la forma de un elefante, y reconociendo la familia apropiada, entraste en el seno de Mayadevi. A Ti, te rindo homenaje.

II

Luego de diez meses, naciste como Hijo de los Sakyas, en el auspicioso Jardín de Lumbini, siendo alabado por Brahma e Indra. Rindo homenaje al portador de signos sublimes, establecido en la Familia de los Bodhisattvas.

III

En Anga Magadha, mostraste tu habilidad en las artes, venciendo a los soberbios, con acciones sin igual. Rindo homenaje al Joven de gran fuerza, León entre los hombres.

IV

A fin de actuar de acuerdo a las normas del mundo, y evitar el error, te rodeaste de una esposa y su cortejo. Rindo homenaje al que gobernó su reino con sabiduría.

V

Habiendo comprobado la vanidad de las obras del mundo, dejaste tu hogar, y delante de la stupa pura, te conferiste los votos de renuncia. A Ti, te rindo homenaje.

VI

Pensando en alcanzar el Despertar a través del esfuerzo, llevaste al extremo tu perseverancia en la ascesis, durante seis años, a orillas del río Narayana. Rindo homenaje al que alcanzó la excelencia de la meditación.

VII

Para darle sentido a los esfuerzos que desarrollaste desde tiempo sin comienzo, te sentaste inmóvil bajo el árbol de la bodhi, en Magadha. Rindo homenaje al que llegó al perfecto Despertar.

VIII

Considerando rápidamente a los seres en tu inmensa compasión, pusiste en movimiento la rueda del santo Dharma, en Benarés y en otros lugares santos. Rindo homenaje al que estableció los tres vehículos de la Enseñanza, para los que deben ser instruidos.

IX

A fin de responder al desafío de los malvados, venciste en Kormojik a los seis maestros heréticos y a Devadatta. Rindo homenaje al Muni, vencedor del combate.

X

Gracias a tus cualidades incomparables en los tres mundos, manifestaste grandes milagros en Sravasti. Los dioses, los hombres y todos los seres, te hicieron excelentes ofrendas. Rindo homenaje al que expandió la enseñanza.

XI

A fin de alentar rápidamente a los indolentes, abandonaste tu Cuerpo, que es como el vajra inmortal, en el lugar puro de Kushinagar. Rindo homenaje al que pasó al más allá del sufrimiento.

XII

Para disipar todo temor con respecto al Despertar último, y para que los seres del futuro puedan acumular mérito, manifestaste numerosas reliquias. Rindo homenaje al que dejó las reliquias de su Cuerpo, que fueron conservadas en ocho partes.

(La primera estrofa de esta alabanza fue compuesta por el Señor Drikungpa, las demás son obra del Maestro Nagarjuna.)

Al nacer, diste siete pasos en la tierra y dijiste: "Soy el Sublime en este mundo". Rindo homenaje al Sabio de esta epoca.

Primero, descendiste del cielo Tushita. Luego en el palacio real, entraste en el seno de la Reina Maya. Naciste poderoso en los jardines de Lumbini. Rindo homenaje al Vencedor, dios de dioses.

En la morada real, ocho nodrizas te cuidaron. De joven, jugaste y te divertiste junto a los príncipes Sakyas. En Kapilavastu, tomaste a Yasodhara como tu esposa. Rindo homenaje al que posee un Cuerpo incomparable en los tres mundos.

Habiendo mostrado el disgusto en las cuatro puertas de la ciudad, cortaste tu cabellera delante de la Stupa pura. A orillas del río Narayana, practicaste el ascetismo. Rindo homenaje al que está libre de los dos velos y de todo defecto.

En Rajgir, domaste al elefante furioso. En Vaisali, un mono te ofreció miel. En Magadha, Tú el Muni, te convertiste realmente en Buda. Rindo homenaje al que abrasa el fuego de la omnisciente sabiduría.

En Benarés, giraste la Rueda del Dharma. En Sravasti, mostraste grandes milagros. En Kushinagar, tu Mente pasó al Más allá del sufrimiento. Rindo homenaje a la Mente vasta como el espacio.

Sugata, por la virtud de esta breve alabanza, dedicada a los actos del Vencedor, el Sostenedor de las enseñanzas, puedan todos los seres igualar tus actos con sus acciones.

Plegaria de deseos y buenos auspicios

Tathâgata, que todos los seres tengamos un cuerpo y un entorno como el tuyo, la misma longevidad, y el mismo campo de manifestación. Que obtengamos tus sublimes y excelentes características.

Por el poder de esta alabanza y de nuestras plegarias, te pido que en donde vivamos, pacifiques las enfermedades, los espíritus dañinos, la pobreza y las querellas. ¡Que incremente el Dharma y todo lo que es auspicioso!

¡Que todo sea auspicioso para que los Budas aparezcan en este mundo. Que la luz de las enseñanzas brille como el sol, que los sostenedores de las enseñanzas y sus discípulos se incrementen, y que sus enseñanzas permanezcan largo tiempo!

Nagarjuna
Traducción de los Lamas Sangye Dorye y Rinchen Kandro. Kagyu Thekchen Chöling