23/4/15

Archivado en: ,

Milarepa – Admonición sobre la “Rara ocasión de practicar el Dharma”


Milarepa – Admonición sobre la “Rara ocasión de practicar el Dharma”


Reverencia a todos los gurús

Desde Zhaoo, el Jetsun Milarepa fue a la "Cueva de la Luz" de Runpu y allí permaneció algún tiempo. Un día fueron a visitarlo algunos jóvenes coterráneos suyos y le dijeron: "En tiempos pasados destruiste a tus enemigos por venganza y ahora practicas el dharma de este modo poco común. ¡En verdad que esto es maravilloso y extraordinario! Estando cerca de ti es imposible dejar de experimentar un sentimiento de religiosa devoción; pero al llegar a nuestras casas nos sentimos preocupados nuevamente por los asuntos mundanos. ¿Cómo podríamos corregir esto?" Milarepa replicó: "Si uno está realmente decidido a liberarse a sí mismo de los sufrimientos del samsara, tales como nacimiento, vejez, enfermedad y muerte, ha de tener en paz la mente todo el tiempo, sin necesidad de hacer ningún esfuerzo. De otro modo deberá tener en cuenta que los sufrimientos de la vida futura pueden ser mucho más intensos y prolongados que los de la presente, y la carga podrá ser también más pesada. Por tanto, es de primerísima importancia dar pasos preparatorios para la próxima vida.

"Escuchen, por favor, entonaré un canto para ustedes."

Nosotros, los seres humanos que nos movemos en el mundo,
flotamos en la fluida corriente
de los cuatro sufrimientos.
Comparadas con eso, cuánto más temibles
se vislumbran las incesantes indas futuras en el samsara.
Entonces, ¿por qué no preparar un bote para la travesía?
La condición de nuestras vidas futuras es mucho más aterradora
y merece más atención que los espantosos demonios,
fantasmas y Yama.
Entonces, ¿por qué no procurarse un guía?
Las pasiones pavorosas —codicia, odio y ceguera—
no son tan terroríficas como la posible condición
de nuestro futuro desconocido.
Entonces, ¿por qué no prepararse un antídoto?
Grande es el imperio de los tres reinos del samsara;
pero mayor aún es el camino interminable del nacer y morir.
Entonces, ¿por qué no abastecerse de provisiones?
Si no tienen seguridad en ustedes mismos,
es mejor que practiquen el dharma.



Cantos de Milarepa