24/9/08

Archivado en: ,

Baal, Señor (Diccionario expositivo de palabras del Antiguo Testamento)

ba>al (l['B'
, 1167) «señor; baal». En acádico, el nombre belu («señor») dio lugar al verbo belu («gobernar»). En otras lenguas del semítico nordoccidental, el nombre ba>al tiene un significado un tanto diferente, puesto que otros términos han asumido el significado de «señor» (cf. heb. .) con los cuales el vocablo hebreo ba>al parece guardar relación.





La palabra ba>al aparece 84 veces en el Antiguo Testamento hebreo; 15 veces significa «marido» y 50 veces se refiere a una divinidad. El nombre ba>al aparece por primera vez en Gn 14.13: «Y vino uno de los que escaparon, y lo anunció a Abram el hebreo, que habitaba en el encinar de Mambre el amorreo, hermano de Escol y hermano de Aner, los cuales eran aliados de [literalmente «ba>ales» del pacto con] Abram».
El significado primario de ba>al es «poseedor». Isaías usa a ba>al con sentido paralelo a qanah, lo cual pone en claro el significado básico de ba>al: «El buey conoce a su dueño [qanah], y el asno el pesebre de su señor [ba>al]; Israel no entiende, mi pueblo no tiene conocimiento» (Is 1.3). Un individuo puede ser dueño [ba>al] de un animal (Éx 22.10), una casa (Éx 22.7), una cisterna (Éx 21.34) y hasta de una esposa (Éx 21.3).
Una acepción secundaria, «marido», se expresa con claridad mediante la frase ba>al ha-ishshah (literalmente, «dueño de la mujer»). Por ejemplo: «Si algunos riñen, y hieren a una mujer embarazada, y esta aborta, pero sin causarle ningún otro daño, serán penados conforme a lo que les imponga el marido [ba>al ha-ishshah] de la mujer y juzguen los jueces» (Éx 21.22 rv-95). El significado de ba>al está estrechamente ligado al de ish («hombre»), como se puede apreciar en dos ejemplos en el pasaje siguiente: «Oyendo la mujer de Urías que su marido [is] Urías era muerto, hizo duelo por su marido [ba>al]» (2 S 11.26).
El término ba>al junto con otro nombre puede significar una característica o cualidad peculiar: «Y dijeron el uno al otro: He aquí viene el soñador» (Gn 37.19; literalmente, «el maestro de sueños»).
En tercer lugar, la palabra ba>al puede denotar cualquier divinidad ajena al Dios de Israel. Baal fue un nombre común para el dios de la fertilidad de Canaán, sobre todo en la ciudad cananea de Ugarit. El Antiguo Testamento registra que «Baal» era el dios de los cananeos. Durante el tiempo de los jueces, los israelitas adoraron a Baal (Jue 6.25–32) y también durante el reinado de Acab. Elías se levantó en oposición a los sacerdotes de Baal en el monte Carmelo (1 R 18.21ss). Muchas ciudades consagraron a Baal como un dios local mediante actos especiales de culto: Baal-peor (Nm 25.5), Baal-berit en Siquem (Jue 8.33), Baal-zebub (2 R 1.2–16) en Ecrón, Baal-zefón (Nm 33.7) y Baal-hermón (Jue 3.3).
Entre los profetas, Jeremías y Oseas mencionan a Baal con mayor frecuencia. Oseas describe a Israel que se ha vuelto a los baales y que solo se vuelve al Señor después de un tiempo de desesperación (Os 2.13, 17). Dice que el nombre de ba>al no se usará más, ni siquiera con el significado de «Señor» o «amo», por la contaminación del término por prácticas idólatras: «En aquel tiempo, dice Jehová, me llamarás Ishi, y nunca más me llamarás Baali. Porque quitaré de su boca los nombres de los baales [ba>alim], y nunca más se mencionarán sus nombres» (Os 2.16–17). En días de Oseas y Jeremías aún se adoraban ídolos de ba>al porque la gente sacrificaba, construía lugares altos y fabricaba imágenes de ba>alim (plural).
En la Septuaginta, el término ba>al no se traduce de manera uniforme: curios («señor», «dueño»); aner («hombre», «marido»); la simple transliteración; y ba>al. La rv lo traduce así: «Baal, hombre, dueño, marido, señor».

Edición de Merrill F. Unger y William White

Traducido y revisado por Guillermo Cook

Contenido

Africa Ajahn Sumedho Alquimia América Apócrifos Asvagosha Bardo Thodol Bhagavad Gita Biblia Bodhidharma Böhme Jakob Borges Jorge Luis Brujería Brunel Henri Buda Budismo Bunyan John Burckhardt Titus Bushido Byund-Chul Han Cabalá Cábala Calle Ramiro Canaán Cátaros Catolicismo Celtas Chilam Balam China Chögyam Trungpa Cleary Thomas Confucianismo Confucio Coomaraswamy Ananda Corán Cristianismo Cusa Nicolás de Dahui Dalai Lama Dao De Jing David-Neel Alexandra Descarga de libros Deshimaru Taisen Dhammapada Dogen Dumezil Georges Eckhart Maestro Egipto Eliade Mircea Fenyang Fo Yan Freud Sigmund Fromm Erich Gandhi Gazas Gnosticismo Graves Robert Guénon René Hagakure Hakuin Han Shan Hekiganroku Herejías Hermetismo Herrigel Eugen Hertling Ludwig Hinduísmo Historia Hsu Yun Hsuan Sha Hua Hu Ching Huai-Nan Tze Huang Po Hui Neng Huxley Aldous I Ching Ibn Arabi Ibn Tufayl Iglesia Imágenes Islamismo James E Japón Jesús Johnson Paul Jonas Hans Judaísmo Jung Carl Gustav Kalevala Kokuan Krishna Krishnamurti Küng Hans Lao Zi Libro egipcio de los muertos Lie Zi Lormier Dominique Mahamudra Mahoma Malleus Maleficarum Manly Palmer Hall Mauriac François Mazdeísmo Meng Zi Merton Thomas Mesopotamia Milarepa Mitologias Moisés Mumonkan Muso Nagarjuna Nórdica O. Padma Sambhava Pai-chang Patanjali Popol Vuh Profetas Qingjing Jing Rahn Otto Rattey Beatrice Rosacruz Rumi Saint Germain Sandokai Sankara Scholem Gershom Sekito Kisen Seng Ts'an Sheng Yen Sijismo Smith Huston Steiner Rudolph Sufismo Sutras Suzuki Takuan Tantra Tao Te King Taoísmo Teosofía Thich Nhat Hanh Tierra Pura Tilopa Trungpa Chogyam Tsong Khapa Unmon Upanishads Watts Alan Wen Tzu Whilhelm Richard Wu Zu Xu Yun Yoga Yogananda Yuanwu Zen Zhuang Zi Zohar