8/12/13

Archivado en: ,

Las características de los seres en el Samsara


Al analizar las características de los seres en el Samsara, dos características pueden ser distinguidas. Una es “rudimentaria”, porque aquellos que pertenecen a esta categoría están unidos con las actividades rudimentarias en la mente corrupta; la otra es “sutil”, porque aquellos que pertenecen a esta categoría están desapegados o desunidos de las actividades sutiles de la mente corrupta. De nuevo, cada categoría a su vez puede ser subdividida en la rudimentaria y la sutil. La más rudimentaria de las rudimentarias pertenece a la clase de la actividad mental del hombre ordinario; la más sutil de las rudimentarias y la más rudimentaria de las sutiles pertenecen a esas de los Bodhisattvas; y la más sutil de la sutil pertenece a esa de los Buddhas. Estas dos categorías de seres en el orden fenomenal llegan a surgir por la penetración de la ignorancia; diríamos, ellas llegan a surgir por el origen primario y por los orígenes coordinadores. Por origen primario, entendemos “no-iluminación”; y por orígenes coordinadores entendemos “el mundo de los objetos representado erróneamente”. Cuando el origen primario cesa de ser, entonces los orígenes coordinadores cesarán de ser. Por la cesación del origen primario, la mente desunida del mundo de los objetos representados, etc. cesará de ser; y por la cesación de los orígenes coordinadores, la mente unida con los apegos al atman, etc. cesará de ser. Pregunta: Si la mente cesa de ser, ¿qué llegará a ser de su continuidad? Si hay continuidad de mente, ¿cómo puede explicar su cesación?

Respuesta: Cuando hablamos de “cesación” es sólo de la cesación de las marcas de la mente corrupta, y no de la cesación de su esencia. Es como el caso del viento que, rozando la superficie del agua, deja las marcas de su movimiento. Si el agua cesara de ser, entonces las marcas del viento serían nulificadas y el viento no tendría un sostén sobre el cual demostrar su movimiento. Pero, dado que el agua no cesa de ser, las marcas del viento continúan. Porque solamente el viento es el que cesa, las marcas de su movimiento cesan por ende. Esto no es la cesación del agua. Así igual es con la ignorancia; sobre la base de la esencia de la Mente hay movimiento. Si la esencia de la Mente fuera a cesar, entonces las personas sería nulificadas y ellas no tendrían sostén. Pero dado que la esencia no cesa de ser, la mente continúa. Porque solamente la estupidez cesa de ser, las marcas de la estupidez de la mente cesan por ende. No es que la sabiduría [esto es, la esencia] de la Mente cesa.

Por las cuatro clases de penetración, los estados corruptivos y el estado puro emergen y continúan ininterrumpidamente. Ellos son (1) el estado puro, que es llamado Semejanza; (2) el origen de todas las corrupciones, el cual es llamado ignorancia; (3) la mente errónea, la cual es llamada “mente activadora”; (4) el mundo externo erróneamente concebido, el cual es llamado los “objetos de los cinco sentidos y de la mente”. El significado de penetración: Las ropas en el mundo ciertamente no tienen esencia por ellas misma, pero si un hombre las penetra con perfumes, entonces ellas llegan a tener una esencia. Es lo mismo con el caso del que estamos hablando. El estado puro de Semejanza ciertamente no tiene corrupción, pero si es penetrado por la ignorancia, entonces las marcas de las corrupciones aparece en él. El estado corrupto de ignorancia es definitivamente libre de cualquier fuerza purificadora, pero si es penetrado por la Semejanza, entonces llega a tener una influencia purificadora.

El despertar de la fe Mahayana
Asvagosha