27/4/13

Archivado en: ,

El perfumista



Cuando Sudhana fue a Prthurashtra, vio al eminente perfumista Utpalabhuti y comprendió la dedicación de salvar a todos los seres sin apegarse a ninguna imagen de los seres.

La tierra es llamada Territorio Vasto para representar los votos a largo-plazo. El ser Utpalabhuti un perfumista es el símbolo de la combinación de conocimiento y compasión, el noúmeno y el fenómeno, el nirvana y el sámsara, y las ideas de corrupción y pureza, todas en una esfera mientras todavía libremente se les totaliza o distingue. Él es un lego que por su gran compasión, entra al nacimiento y muerte sin ser afectado.

La naturaleza de la fragancia descansa en nada, sin embargo ella irradia el bien y extingue el mal; esto simboliza los grandes votos que no dependen de nada y sin embargo emiten o irradian acciones que benefician a los seres.

La fragancia verdadera del conocimiento fundamental emerge de la ignorancia, la fragancia del conocimiento diferenciado emerge de las miríadas de objetos; así que el eminente dijo que él sabía de donde el rey de las fragancias había llegado y cómo las fragancias se constituían.

De acuerdo a Utpalabhuti hay en el mundo humano una fragancia que llega de la lucha de los espíritus del agua y que causa a aquellos que están ungidos con ella llegar a ser dorados en el color. Esto representa la primera morada, en la cual la tranquilidad y el discernimiento luchan con el condicionamiento, produciendo la
fragancia del conocimiento; aquellos que entran en ella logran el despertar verdadero.

También hay una clase de madera de sándalo cuya esencia protege a las personas de quemarse por el fuego. Esto representa la morada para preparar la base o fundamento en el cual el cuerpo de la disciplina es ungido con el principio de la no-sustancia o no-esencia de manera que se pueda entrar en el fuego de los tres venenos sin quemarse.

En el océano hay una fragancia llamada invencible, que cuando los tambores se pintan con ella, causa incluso el retiro de los adversarios valientes al escucharlos; esto representa el desarrollo de la aceptación de la realidad en la morada del cultivo práctico, causando que la maldad se retire espontáneamente.

Las diez clases de fragancias son mencionadas, representando las diez moradas; a través de combinar los dos aspectos de las diez moradas y las diez prácticas – lo absoluto y lo mundano, el conocimiento y la compasión – produciéndoles la liberación, y el método de la dedicación es creado.

Porque primeramente esta dedicación entra en el océano de la gran compasión, uno puede apartarse de la atención del conocimiento; de manera que las diez fragancias son usadas para simbolizar el principio de las diez moradas. Porque un principio contiene todos los demás (todos los principios), esto se representa por la fragancia compuesta.

Avatamsaka Sutra