2/1/13

Archivado en: ,

Los tres principales aspectos de la vía



Homenaje a los venerables Maestros.

Voy a explicar aquí, según mis capacidades,
la esencia de la excelente palabra de los Vencedores,
la vía alabada por sus hijos sublimes,
el vado que deberán franquear los afortunados que aspiran a la Liberación.


1
¡Oh vosotros, que no estáis en nada apegados a los goces mundanos
y que, esforzándoos en dar un sentido a esta preciosa existencia
os aplicáis a la vía que regocija a los Vencedores!
¡Oh afortunados, escuchad con una pura atención!

2
Sin el perfecto renunciamiento, es imposible
apaciguar la inclinación hacia los frutos y los placeres del océano de la existencia cíclica.
Puesto que la sed de la existencia encadena los seres,
¡buscad, primero, la aspiración a la liberación!

3
Meditando la dificultad en obtener esta preciosa existencia y la rareza del tiempo impartido,
abandonaréis los pensamientos de esta vida.
Por examinar muchas veces los sufrimientos de la existencia cíclica y el carácter ineluctable de la causalidad,
desviaréis vuestros pensamientos de las existencias ulteriores.

4
Cuando, gracias a esta meditación, no desearéis más,
aunque fuese un sólo instante, las maravillas de la existencia cíclica
y que, noche y día, aspiraréis a la liberación,
habréis, entonces, producido el renunciamiento.

5
Sin el sostén del puro espíritu de Vigilia,
el renunciamiento no es causa
de la felicidad perfecta del Despertamiento incomparable.
Los sabios desarrollan el sublime espíritu de Vigilia.

6
Llevados por el curso violento de los cuatro ríos,
estrechamente encadenados por los lazos de las acciones, difíciles de romper,
profundamente apretujados en las redes de acero de la prensión de un sí,
envueltos en las tinieblas de la ignorancia,

7
de nacimiento en nacimiento en este ciclo sin fin,
los seres -nuestras madres- son, sin cesar, atormentados por los tres sufrimientos.
Reflexionando en su condición,
¡desarrollad la suprema aspiración a la iluminación!

8
Incluso habiendo cultivado el renunciamiento y el espíritu de Vigilia,
sin la Sabiduría que conoce el modo de existencia (último de los fenómenos)
no podréis trozar la raíz de la existencia cíclica.
¡Así que aplicaos a la comprensión de la producción condicionada!

9
Quien ha percibido la infalibilidad de la causalidad
de todos los fenómenos de la existencia cíclica y del nirvana,
y destruido toda prensión de una existencia real,
reside en la vía que regocija a los Budas.

10
Mas, por tanto tiempo como la comprensión del carácter ineluctable de la producción condicionada de las apariencias
os aparezca como separada de la de la vacuidad
libre de la aserción (de una existencia real),
no habéis aún comprendido el pensamiento del Potente.

11
Por el contrario, cuando -no sucesivamente mas simultáneamente-
la sola visión de la infalibilidad de la producción condicionada
destruye con certeza todos los modos de prensión de los objetos,
habréis entonces acabado vuestra investigación filosófica.

12
Además, (la comprensión de las) apariencias disipa el extremo de existencia
y (la de la) vacuidad, el extremo de no-existencia.
Cuando comprendáis que la vacuidad aparece como causa y efecto,
las vistas extremas no podrán extraviaros más.

Después de haber realizado correctamente los puntos esenciales
de los tres principales aspectos de la vía,
retiraos en la soledad, haced nacer la fuerza de la perseverancia
y cumplid rápidamente, ¡oh hijos!, vuestra aspiración profunda.


Tsong Khapa
Traducción: Georges Driessens