30/11/12

Archivado en: , ,

Las tres llamadas del maestro del emperador


El Maestro Nacional llamo tres veces a su discípulo y las tres veces el discípulo respondió.

El Maestro  Nacional  dijo: “he temido  mucho  tiempo  que te he estado  traicionando,  pero en realidad tu eres el que me traiciona”


Comentario de Mumon:

El Maestro Nacional llamo tres veces y su lengua cayo al piso (por hablar demasiado).

El discípulo respondió tres veces y dio su respuesta con brillantez (mostrando su armonía con el Tao)

El Maestro Nacional era viejo y solitario; agarro la cabeza de la vaca y la forzó a comer pasto.

El discípulo no deseaba comer, pues su estomago estaba satisfecho; la deliciosa comida tiene poca atracción para aquel que esta satisfecho. Dime, ¿hasta que punto fue la traición?

Cuando el país es prospero, todos se sienten orgullosos (para comer comida sencilla).*

* otra versión del ultimo párrafo:
“Cuando el país es prospero, el talento es preciado. Cuando la casa tiene riquezas, los niños están orgullosos.”

Verso:

El llevaba un yunque de hierro sin agujero
Y dejo una maldición para molestar a sus descendientes.
Si quieres sostener la entrada y las puertas (la enseñanza del Zen), Debes primero escalar una montaña de sables con los pies desnudos.


Mumonkan, caso 17