1/8/12

Archivado en:

La ley mazdayánica


Emblema de Ahura Mazda 600 AC


Creador de los seres dotados de cuerpo, ¡oh purificador!, ¿Cuál es la cosa más agradable a esta Tierra?

Ahura Mazda respondió: «El que un hombre santo marche sobre ella, ¡oh santo Zarathustra!

Con la leña del sacrificio en la mano, el baresma en la mano, la taza en la mano, el mortero en la mano.

Pronunciando palabras en todo conformes con la ley, invocando a Mithra, que da la fertilidad, y a Rama-Kastra.»

Creador de los seres dotados de cuerpo, purificador, ¿Qué hay, en segundo lugar, de más agradable a esta Tierra?

Ahura Mazda respondió: «Es cuando un hombre sabe construirse una morada, provista de fuego, provista de ganado, donde hay una mujer, hijos y gran cantidad de animales en los ganados.

Y cuando hay en esta casa abundancia de animales, abundancia de honradez, abundancia de forrajes, de perros, de mujeres, de jóvenes, de fuego, y de todo cuanto hace una vida dichosa.»

Creador de los seres dotados de cuerpo, purificador, ¿Qué hay, en tercer lugar, de más agradable a esta Tierra?

Ahura Mazda respondió: «El sitio donde el cultivo de la tierra produce, ¡oh santo Zarathustra!, granos, forrajes y árboles frutales, donde el hombre riega la tierra árida o quita el agua a tierras demasiado húmedas.»

Creador de los seres dotados de cuerpo, purificador, ¿Qué hay, en cuarto lugar, de más agradable a esta Tierra?

Ahura Mazda respondió: «El sitio donde nace más ganado y más animales de tiro.»

Creador de los seres dotados de cuerpo, purificador, ¿Cuál es el objeto que viene en quinto lugar entre aquellos que son lo más agradable a esta Tierra?

Ahura Mazda respondió: «El sitio en que hay más ganado y más animales de tiro y a causa de ello más estiércol.»

Creador de los seres dotados de cuerpo, purificador, ¿Cuál es la primera cosa desagradable a esa Tierra y qué le impide ser favorable?

Ahura Mazda respondió: «Es cuando llega a ser mansión de la violencia, ¡oh santo Zarathustra!

Cuando los Daevas salen de las cavernas con los Drujas» .

Creador de los seres dotados de cuerpo, purificador, ¿Cuál es la segunda cosa más desagradable a esta Tierra?

Ahura Mazda respondió: «El sitio en que hay más perros muertos y hombres muertos enterrados» .

Creador de los seres dotados de cuerpo, purificador, ¿Cuál es la tercera cosa que a la Tierra le resulta más desagradable?

Ahura Mazda respondió: «Es el sitio en que se construyen más Dakhmas, en los cuales se exponen los cuerpos de los muertos.»

Creador de los seres dotados de cuerpo, purificador, ¿Cuál es la cuarta cosa más desagradable a la Tierra?

Ahura Mazda respondió: «Aquella donde hay más cavernas horadadas por las bestias que Arihmán ha creado.»

Creador de los seres dotados de cuerpo, purificador, ¿Cuál es la quinta cosa más desagradable a la Tierra?

Ahura Mazda respondió: «Es, ¡oh santo Zarathustra!, aquella donde la mujer o el hijo de un hombre santo (bueno) se alejan del camino recto,

Yendo y viniendo, cubriéndose la cabeza de polvo, llorando y lamentándose .»

Creador de los seres dotados de cuerpo, purificador, ¿Cuál es aquel que en primer lugar hace sentir a la Tierra mayor satisfacción?

Ahura Mazda respondió: «Aquel que desentierra los cadáveres de los perros y de los hombres metidos en la tierra.»

Creador de los hombre dotados de cuerpo, purificador, ¿Cuál es aquel que en segundo lugar hace sentir a esta Tierra la mayor satisfacción?

Ahura Mazda respondió: «Es aquel que allana y arregla la tierra tras haber destruido los Dakhmas que habían sido construidos encima, y en los cuales los cadáveres eran expuestos.

Un hombre solo no debe jamás llevar un cadáver.

Si un hombre solo lleva un muerto, el hasús le vuelve impuro, cogiéndole por la nariz, por los ojos, por la lengua, por la cara y por detrás.

El hasús (Drukhs) brota de las uñas de aquellos que cometen estos pecados, y quedan impuros para siempre, perpetuamente y sin remedio.»

Creador de los seres dotados de cuerpo, purificador, ¿Qué lugar le está reservado al hombre que lleva a los muertos?

Ahura Mazda respondió: «El más desprovisto de agua y de árboles que haya en la Tierra,

El más seco y el más árido,

Allí donde les es más difícil subsistir a los ganados y a los animales de tiro,

Así como al fuego de Ahura Mazda y al Baresma que es reunido a la santidad y al hombre santo».

Creador de los seres dotados de cuerpo, purificador,

¿A qué distancia del fuego, a qué distancia del agua, a qué distancia del Baresma, a qué distancia de los hombres puros?

Ahura Mazda respondió: «A treinta pasos del fuego, a treinta pasos del agua, a treinta pasos del Baresma que en ellos es puesto, a tres pasos de los hombres puros.

Los mazdayasnas deben, en esta Tierra, hacer una corta de árboles.

Deben llevar allí alimentos así como vestidos los más malos, los más vulgares.

Deben comer estos alimentos, deben ponerse estos vestidos, manteniéndose a la distancia prescrita, manteniéndose lejos del muerto.

Aquel que come cerca del muerto, o que se pone los vestidos cerca de él, caerá enfermo; envejecerá y no tendrá posteridad.

Los mazdayasnas deben, por la fuerza y prontamente, conducirle a las montañas.

Le cortarán la cabeza todo a lo largo del cuello; el cuerpo será abandonado a las criaturas voraces de Spenta Mainyús, a los pájaros que se alimentan de carne y a los Kahrkasas.

Pero si dice que se arrepiente de todo cuanto ha cometido de culpable en pensamientos, en palabras y en obras;

Si confiesa humildemente el mal que ha hecho,

La pena borrada quedará por el arrepentimiento.

Si no se arrepiente de sus acciones culpables, quedarán para siempre sin ser expiadas.»

Creador de los seres dotados de cuerpo, purificador, ¿Cuál es aquel que, en tercer lugar, causa la mayor alegría a la Tierra?

Ahura Mazda respondió: «Aquel que llena el mayor número de cavernas horadadas por las criaturas de Agra-Mainyús.»

Creador de los seres dotados de cuerpo, purificador, ¿Cuál es aquel que, en cuarto lugar, causa más satisfacción a la Tierra?

Ahura Mazda respondió: «Es aquel que hace producir más a la tierra así como frutas a los árboles, ¡oh santo Zarathustra!

O que procura agua a tierras áridas, o que libra a la tierra del agua que le sobra.

La tierra que no es cultivada no está satisfecha, cuando puede recibir la sembradura del cultivador.
Pues es buena para servir de morada a los hombres.

El ganado que permanece largo tiempo sin reproducirse tiene un buen crecimiento.

Y la tierra es buena para los animales machos.
Aquel que trabaja la tierra a derecha y a izquierda, con el brazo derecho y con el brazo izquierdo, ¡oh santo Zarathustra!

Recibe de la tierra su verdadera opulencia.

Lo mismo que un amigo generoso con una amiga a la que quiere, recibe de ella posteridad a cambio de la riqueza que de él recibe.

Aquel que cultiva esta tierra, ¡oh santo Zarathustra!, a derecha y a izquierda, con el brazo derecho y con el brazo izquierdo, esta tierra le habla del modo siguiente: Hombre, si me consagras tu trabajo a derecha y a izquierda, con el brazo derecho y con el brazo izquierdo,

Yo te sostendré siempre y yo vendré a ti.

Yo te traeré toda clase de alimentos.

Aquel que no cultiva esta tierra, ¡oh santo Zarathustra!, a izquierda y a derecha, con el brazo derecho y con el brazo izquierdo,

La Tierra le dirige estas palabras: Hombre, si no me consagras tu trabajo a derecha y a izquierda, con el brazo derecho y con el brazo izquierdo,

Estarás siempre errante ante las puertas de otro, con objeto de mendigar alimentos.

Te traerán víveres (de que comer), mientras que tú permanecerás fuera llorando.

Los que viven en la abundancia te harán participar de este modo de sus riquezas.»

Creador de los seres dotados de cuerpo, purificador, ¿Cuándo se manifiesta el crecimiento de la ley mazdayánica?

Ahura Mazda respondió: «Cuando se cultiva celosamente las tierras que dan grano, ¡oh santo Zarathustra!

Aquel que cultiva los productos de la tierra, cultiva la pureza.

Cumple la ley mazdayánica, desarrolla la ley mazdayánica, en una extensión de cien Paitistanas,

en una extensión de mil Paitidaranas, en una extensión de diez mil Yasna-keretas.

Donde hay frutos los Daevas se estremecen.

Donde hay sementera los Daevas tosen.

Donde hay espigas los Daevas lloran.

Donde hay cosechas abundantes, de allí los Daevas escapan.

Es en los sitios en donde hay cosechas donde los Daevas son más duramente heridos.

Van al Infierno, liquefactándose como hierro ardiendo.

Entonces se recita este manthra:

Nadie, si no come, es capaz de obrar, ni tiene fuerza para cumplir buenas obras.

Ni es capaz de trabajar vigorosamente en el cultivo de la tierra.

Pues todos los seres dotados de cuerpo viven del alimento que toman; si no comen, mueren.»

Creador de los seres dotados de cuerpo, purificador, ¿Qué es lo que, en quinto lugar, causa a la Tierra mayor satisfacción?

Ahura Mazda respondió: «¡Oh santo Zarathustra!, aquel que trabaja en esta Tierra, para el hombre santo. Al que no, se le arrojará lejos de esta Tierra, a las tinieblas, para que sea entregado a los sufrimientos, para que sea arrojado en el lugar de la desolación, y lanzado sobre hierbas agudas».

Creador de los seres dotados de cuerpo, purificador, si se entierra en esta tierra perros muertos y hombres muertos, y no se les desentierra en el espacio de la mitad de un año,

¿Qué pena se debe sufrir?

Ahura Mazda respondió: «El culpable debe recibir cinco golpes con correas hechas con piel (de caballo), y quinientos golpes de craosho-churana».

Creador de los seres provistos de cuerpo, purificador, si se entierra en esta tierra perros muertos y hombres muertos, y no se los desentierra en un año entero, ¿Qué pena se debe sufrir?

Ahura Mazda respondió: «Que el culpable reciba mil golpes de correas de piel de caballo y mil golpes de craoshochurana.»

Creador de los seres dotados de cuerpo, purificador, si se entierra en esta tierra perros muertos y hombres muertos y pasan dos años sin desenterrarlos, ¿Qué pena se debe sufrir? ¿Cuál debe ser la expiación? ¿Cuál es la purificación?

Ahura Mazda respondió : «No hay pena, no hay expiación, no hay purificación.

Acciones tales son siempre inexpiables.

Aquel que las ha cometido debe obrar del modo siguiente:

Que escuche y observe la ley de los mazdayasnas.

Si no escucha y no observa la ley mazdayánica, la ley no borrará los pecados de los que son culpables, como hace con los que se arrepienten, si no vuelven a caer en malas acciones.

La ley mazdayánica, ¡oh santo Zarathustra!, libera al hombre que la observa de los lazos de que estaba rodeado, hace desaparecer el engaño.

Borra el asesinato de un hombre puro.

Borra el enterramiento de los muertos.

Borra las acciones para las cuales no hay expiación.

Borra las deudas considerables que el pecador ha contraído.

Borra todos los pecados que el hombre comete.

La ley de los mazdayasnas, ¡oh santo Zarathustra!, lleva lejos del hombre puro todos los pensamientos, acciones y palabras culpables, lo mismo que el viento rápido y fuerte purifica el cielo.

Feliz, ¡oh Zarathustra!, aquel que ha realizado buenas acciones.

La ley mazdayánica levanta enteramente todos los castigos.»


Zend Avesta
Imagen: Louvre, Departement des Antiquites Orientales, Paris, France