11/7/12

Archivado en: , ,

Milagro y acción maravillosa del Iluminado


Pregunta.– ¿Tiene necesariamente aquel que ha llegado al Dharma el poder de hacer milagros o acciones prodigiosas?.

Respuesta.– Malos y heterodoxos, que sin embargo no conocen el Dharma del Buddha, hacen también milagros. Uno no puede llamar « hombre que ha llegado al Dharma » a aquel que tiene el poder del milagro. Inclusive si alguien, llegado al grado del Arhat, tal un discípulo del Buddha, ha obtenido los tres esclarecimientos [es decir, conocer claramente la causalidad del pasado, adivinar bien lo que va a ocurrir y tener una visión justa del presente] y los seis milagros, si no conoce todavía la teoría del Dharma del Mahâyâna, uno no puede llamarle « hombre que ha llegado al Dharma ». Por muchos milagros y acciones prodigiosas que hagan los tres sabios y los diez santos según el grado que han alcanzado, uno no puede llamarles « hombres que han llegado al Dharma ». Los seis milagros son: 1º) Clarividencia: uno ve distinta y claramente más allá de las montañas y de los ríos. 2º) Oído: uno oye las voces inclusive más allá de las montañas y de los ríos. 3º) Telepatía: uno comprende claramente los pensamientos de los demás. 4º) Vista: uno no olvida los aconteceres de las vidas anteriores. 5º) Aeronautismo: uno vuela libremente. 6º) Pérdidas agotadas: uno ha arrancado todas las pasiones. Aunque una sola palabra designa cada uno de los seis milagros, no tienen el mismo grado sea en superioridad sea en inferioridad en aquellos que tienen el poder correspondiente. Inclusive si Malos y heterodoxos obtienen, el espacio de una mañana, el poder de cinco milagros, no pueden obtener sin embargo el agotamiento de las pérdidas. Acaban, por lo tanto, por perder su fuerza milagrosa y no pueden escapar a la transmigración. Aunque aquellos que han llegado al grado de Arhat hayan obtenido el agotamiento de las pérdidas, porque han arrancado las pasiones del triple mundo, eso no es todavía el agotamiento verdadero de las pérdidas, pues todavía no han desraizado la Insciencia. Ni siquiera los tres sabios y los diez santos han podido agotar todavía la Insciencia.

Un Antiguo ha dicho: « Inclusive si uno tiene el poder de los seis milagros, uno debe saber que hay todavía otro Milagro... ». Ignorantes y santos están provistos en el fondo de « otro Milagro » que no podría aumentar ni disminuir y que no tiene ni superior ni inferior. Todos los milagros, acciones maravillosas y vista, oído, percepción, conocimiento y marcha son sin excepción el poder benefactor de ese « Milagro ». Sin embargo, el ignorante no sabe que usa de él cotidianamente y busca un milagro mundano en el exterior. Es para mostrar que ese Milagro se encuentra bajo nuestros pies por lo que el seglar P’ang cantaba: « ¡Qué milagro y acción maravillosa son el transporte del agua y de las malezas! ». Un Antiguo ha dicho: « Cada quién está provisto de la Luz espiritual » y cuando se lee en el Sûtra del Despertar Completo: « Extasis del Reservorio de la Gran Luz » se trata también de la Luz espiritual de la cual cada ser vivo esta provisto en el fondo. Lo que se llama Luz del Cuerpo, Luz de la Sabiduría, Luz de la Penetración de los Buddhas ha nacido también de este Resevorio de la Gran Luz. Además, la distinción que hace el ignorante entre Este y Oeste, negro y blanco es enteramente acción maravillosa de esta Luz Espiritual. Aquellos que son pueriles, olvidados de esta Luz del fondo, buscan una luz mundana en el exterior. Si uno no conoce esta Luz espiritual, aún cuando luces inmensurables irradien de nuestro cuerpo, no diferirán de la luz de la luciérnaga. En consecuencia, los dioses mismos llegan también a encrucijadas obscuras a pesar de su luz. Aunque cada uno de los Arhats que tienen una madurez extrema y cada uno de los bodhisattvas situados por encima de la primera Tierra, irradian una luz, todavía no han salido de la esfera de la Insciencia. Todo eso a causa de que han olvidado el Gran Milagro y Gran Luz del Fondo, embrujados como están por pequeños milagros y pequeñas luces. ¡Por lo tanto, es menester que el estudiante del Mahâyâna tenga confianza primero en la Gran Luz y en el Gran Milagro del Fondo!. Si lo comprende bien, el encadenamiento de múltiples vidas no le será un obstáculo, pues la Insciencia de kalpas remitimos será enteramente agotada. En ese momento, quebrará por primera vez el extravío obscuro de los seres vivos, de él radiará una luz sin límite, y pondrá fin a las opiniones falsas del Malo y de la heterodoxia, gracias a la vasta acción divina que desplegará.

Muso (1275 – 1351)
Diálogos en el sueño, 59