26/8/11

Archivado en: ,

El fundamento de lo liviano


Asi como lo pesado debe ser el fundamento de lo liviano,
De igual modo la quietud es señor y amo de la actividad.
Verdaderamente: “Un hombre importante aunque viaje todo
el dia
No se permitirá separarse de su vagón de equipaje,
Por magnifica que sea la vista, está sentado quieto y
desapasionado”.
¡Cuánto menos, entonces, deberá el señor de los diez mil
carros
Permitirse ser más liviano que éstos a quienes gobierna!
Si es liviano, el fundamento se pierde;
Si es activo, el señor y amo se pierde.


Tao Te King, capítulo XXVI
Versión de Arthur Waley