11/11/10

Archivado en: ,

Cantos del fuego (Poesía Bantú)


Canto del fuego fatuo

Fuego que los hombres solo ven en la noche, en la noche
[profunda,
fuego que ardes sin consumirte, que brillas sin arder,
fuego que vuelas sin cuerpo y sin alas, que no conoces casa
[ni hogar,
fuego transparente de las palmeras, un hombre sin miedo te
[invoca.
Fuego de los brujos, ¿dónde está tu padre?, ¿dónde está tu
[madre?, ¿quién te crió?
Tú eres tu padre, tú eres tu madre, tú pasas sin huellas.
El bosque seco no te engendra, no nacen hijos de tus
[cenizas, tú mueres y no mueres.
El alma errante se convierte en ti y nadie lo sabe.
Fuego de los brujos, espíritu de las aguas inferiores, espíritu
[de las aguas superiores.
Fulgor que brillas, luciérnaga que alumbras los lagos,
pájaro sin alas, cosa sin cuerpo, espíritu de la fuerza del
[fuego,
escucha mi palabra, un hombre sin miedo te invoca.


Canto del fuego

Fuego, fuego, fuego del hogar de abajo, fuego del hogar de
[arriba;
luz que brillas en la luna, luz que brillas en el sol,
estrella que abrillantas la noche, estrella que hiendes la luz,
[estrella fugaz,
espíritu del trueno, ojo brillante de la tempestad,
fuego del sol que nos da la luz,
yo te llamo, fuego, para la expiación, fuego, fuego!
Fuego que pasas y todo muere detrás de tus huellas,
fuego que pasas y todo vive detrás de ti.
Los árboles quemados, cenizas y cenizas,
las hierbas crecidas, las hierbas fecundadas.
Fuego amigo de los hombres, yo te llamo, fuego, para la
[expiación.
Fuego, yo te llamo, fuego protector del hogar.
Tú pasas, ellos son vencidos, nadie te supera.
Fuego del hogar, yo te llamo para la expiación

(Versiones modernas de Léopold S. Senghor)

En Poesía oral (selección)
Estudio preliminar y selección: Daniel Freidemberg



Contenido

Africa Ajahn Sumedho Alquimia América Apócrifos Asvagosha Bardo Thodol Bhagavad Gita Biblia Bodhidharma Böhme Jakob Borges Jorge Luis Brujería Brunel Henri Buda Budismo Bunyan John Burckhardt Titus Bushido Byund-Chul Han Cabalá Cábala Calle Ramiro Canaán Cátaros Catolicismo Celtas Chilam Balam China Chögyam Trungpa Cleary Thomas Confucianismo Confucio Coomaraswamy Ananda Corán Cristianismo Cusa Nicolás de Dahui Dalai Lama Dao De Jing David-Neel Alexandra Descarga de libros Deshimaru Taisen Dhammapada Dogen Dumezil Georges Eckhart Maestro Egipto Eliade Mircea Fenyang Fo Yan Freud Sigmund Fromm Erich Gandhi Gazas Gnosticismo Goldstein Joseph Graves Robert Guénon René Hagakure Hakuin Han Shan Hekiganroku Herejías Hermetismo Herrigel Eugen Hertling Ludwig Hinduísmo Historia Hsu Yun Hsuan Sha Hua Hu Ching Huai-Nan Tze Huang Po Hui Neng Huxley Aldous I Ching Ibn Arabi Ibn Tufayl Iglesia Imágenes Islamismo James E Japón Jesús Johnson Paul Jonas Hans Judaísmo Jung Carl Gustav Kalevala Kokuan Krishna Krishnamurti Küng Hans Lao Zi Libro egipcio de los muertos Lie Zi Lormier Dominique Mahamudra Mahoma Malleus Maleficarum Manly Palmer Hall Mauriac François Mazdeísmo Meng Zi Merton Thomas Mesopotamia Milarepa Mitologias Moisés Mumonkan Muso Nagarjuna Nórdica O. Padma Sambhava Pai-chang Patanjali Popol Vuh Profetas Qingjing Jing Rahn Otto Rattey Beatrice Rosacruz Rumi Saint Germain Sandokai Sankara Scholem Gershom Sekito Kisen Seng Ts'an Sheng Yen Sijismo Smith Huston Steiner Rudolph Sufismo Sutras Suzuki Takuan Tantra Tao Te King Taoísmo Teosofía Thich Nhat Hanh Tierra Pura Tilopa Trungpa Chogyam Tsong Khapa Unmon Upanishads Watts Alan Wen Tzu Whilhelm Richard Wu Zu Xu Yun Yoga Yogananda Yuanwu Zen Zhuang Zi Zohar