26/10/10

Archivado en: , ,

En aquel día


Por eso, yo la seduciré,
la llevaré al desierto
y le hablaré a su corazón.

Desde allí, le daré sus viñedos
y haré del Valle de la Desgracia
una puerta de esperanza.

Allí, ella responderá
como en los días de su juventud,
como el día en que subía del país de Egipto.

Aquel día -oráculo del señor-
tú me llamarás Mi Esposo
y ya no me llamarás Mi Baal.
Le apartaré de la boca
los nombres de los Baales,
y nunca más serán mencionados por su nombre.

Yo estableceré para ellos, en aquel día,
una alianza con los animales del campo,
con la aves del cielo
y los reptiles de la tierra;
extirparé del país el arco, la espada
y la guerra,
y haré que descansen seguros.

Aquel día yo responderé
-oráculo del Señor-
responderé a los cielos y ellos
responderán a la tierra;
y la tierra responderá
al trigo, al vino nuevo y al aceite fresco,
y ellos responderán a Izreel.

yo la sembraré para mí en el país;
tendré compasión de No Compadecida
y diré a No es Mi Pueblo: ¡Tú eres Mi Pueblo! 
y él dirá: ¡Dios Mío!

Oseas 2:16-25
Traducción: Armando J. Levoratti y Alfredo B. Trusso