25/8/09

Archivado en: , ,

Mumonkan 12 - Zuigan se dirige a su maestro

 

 

Zuigan se decía a sí mismo todos los días: “Maestro.” Entonces se respondía: “¿Si, señor?”

Tras lo cual añadía: “Debes ser sobrio.” De nuevo contestaba: “Si, señor.”

“Y después de esto” continuaba, “no te dejes engañar por los demás.” “Si, señor; si, señor” respondía.

 

Comentario de Mumon:

El viejo Zuigan se compra y vende a si mismo. Se saca muchas mascaras de dioses y de demonios y vuelve a ponérselas, jugando con ellas.

¿Para que?

Uno llama y el otro responde; uno muy despierto, el otro diciendo que nunca será engañado. Si te apegas a cualquiera de ellos, fallaras.

Si imitas a Zuigan, jugaras al zorro (a los disfraces).

 

Verso:

Aferrándose a la engañosa vía de la conciencia,

Los estudiantes de la Vía no se dan cuenta de la verdad.

A la semilla del nacimiento y la muerte a través de los eones

El tonto llama el ser original.