13/4/09

Archivado en: , ,

Sé fiel a tu obligación

 

ECLESIÁSTICO 11: 14-28

11:14 Bienes y males, vida y muerte, pobreza y riqueza vienen del Señor.
11:17 el don del Señor permanece con los buenos y su benevolencia les asegura el éxito para siempre.
11:18 Un hombre se enriquece a fuerza de empeño y ahorro, ¿y qué recompensa le toca?
11:19 Cuando dice: "Ya puedo descansar, ahora voy a disfrutar de mis bienes",
él no sabe cuánto tiempo pasará hasta que muera y deje sus bienes a otros.
11:20 Sé fiel a tu obligación, entrégate a ella, y envejece en tu oficio.
11:21 No admires las obras del pecador: confía en el Señor y persevera en tu trabajo,
porque es cosa fácil a los ojos del Señor enriquecer de un solo golpe al indigente.
11:22 La bendición del Señor es la recompensa de los buenos, y en un instante él hace florecer su bendición.
11:23 No digas: "¿Qué me hace falta? ¿Qué bienes puedo esperar todavía?"
11:24 No digas: "Ya tengo bastante; ¿qué males pueden sobrevenirme aún?"
11:25 En los días buenos se olvidan los malos, y en los malos, se olvidan los buenos.
11:26 Porque es fácil para el Señor, en el día de la muerte, retribuir a cada hombre según su conducta.
11:27 Una hora de infortunio hace olvidar la dicha, y las obras de un hombre se revelan al fin de su vida.
11:28 No proclames feliz a nadie antes que llegue su fin, porque sólo al final se conoce bien a un hombre.